Nacimiento

11 de Mayo Día Nacional del Teatro

Fotografías

Videos

Bodegas Teatrales

Espacio ofrecido a Andrés Pérez Araya y a la compañía Gran Circo Teatro en junio del año 2001, por el Seremi de Bienes Nacionales señor German Venegas.


El lugar ubicado en Matucana Nº 100, era lo que quedaba de unas antiguas bodegas de abastecimiento y para Andrés y el Gran Circo Teatro era el sueño hecho realidad.


Según los planes de Andrés y su grupo teatral aquí, en Las Bodegas Teatrales, se instalarían cuatro compañías profesionales; se pensó en compañías independientes que destacaran por su capacidad de trabajo, en la creatividad y en la fortaleza para haber sido capaces de sostenerse en el tiempo, surgieron los nombres de muchos grupos, finalmente optaron por invitar, una vez hecho realidad este sueño a las Compañías “FIN DE SIGLO”, “TEATRO PROVISORIO”, “LA TROPPA” y “GRAN CIRCO TEATRO”.


Se unió a este sueño un grupo de arquitectos de la Universidad de Santiago pertenecientes al colectivo “Cuchitril”.


Con ellos se hizo una primera maqueta de lo que podría llegar a ser esta Ciudadela Teatral, luego se modifico para conservar su estilo que refleja claramente su pasado, un lugar de trabajo.
Se empezó a trabajar en la consecución de recursos económicos foráneos que no afectara la precariedad de los recursos económicos nacionales destinados a proyectos más modestos, lamentablemente las cosas tomaron otro rumbo en la medida que este espacio fue del interés de la Primera Dama de la República de la época, señora Luisa Durán de Lagos.


El proyecto Bodegas Teatrales o Ciudadela Teatral, jamás se construyó y no solo les arrebataron el espacio y las ilusiones a cada uno de los integrantes del Gran Circo Teatro y colaboradores involucrados en el, sino que además le arrebato las ganas de vivir a un hombre que creyó en un proyecto político que hablaba del fortalecimiento de la Cultura, porque una cosa es perder un espacio porque hay otro proyecto que es mejor y lo otro es perderlo porque no se está cerca del poder.
Todo lo que viene después de este acontecimiento son los estertores de una agonía.
Andrés Pérez Araya, muere el 3 de enero del año 2002, dejando a su compañía, a sus amigos, a su familia, a sus discípulos, a todo un país sin la presencia creadora, amorosa de este ser extraordinario, sumidos en el dolor, en la rabia… pero hay que seguir creando y no se puede crear sin creer.


En la actualidad y luego de acomodar en su cuerpo, en el alma, el dolor de haber perdido a su director, amigo y maestro; de tener que seguir adelante en el mismo país con las mismas autoridades que sustentan un sistema egótico, oscuro; que permiten que sucedan estas tragedias; incapaces de dimensionar las perdidas que afectan a toda la nación; insensibles al dolor de los mas sencillo y luego de observar el abandono de muchos colaboradores, El Gran Circo Teatro continúa su aventura teatral.

 

 

© 2009 GRAN CIRCO TEATRO
info@grancircoteatro.cl
Republica Nº 301
Santiago - Chile